Telefono: 91.007.54.96 | 654.15.41.127 fatimapereda@seguroscrs.com

  ¿Qué es un PIAS?

PIAS significa Plan Individual de Ahorro Sistemático y se trata de un seguro de vida destinado al ahorro, a través del cual quien lo contrata va realizando aportaciones (únicas o periódicas) con la finalidad de crear una renta vitalicia.

Se le considera un seguro de vida porque tiene un pequeño capital que se pagará a los beneficiarios en caso de fallecimiento, pero su finalidad principal es la de ser  un instrumento para el ahorro.

Este seguro de vida ahorro está regulado por la Ley  35/2006 , de 28 de noviembre, del Impuesto sobre la Renta de las personas y ha tenido bastante buena aceptación entre los ahorradores desde su aparición.  En 2015 ya se gestionaban más de 7.194 millones de euros a través de PIAS.

Antes de decidir si es el instrumento de ahorro más adecuado para ti, te recomiendo que conozcas sus características.

 Características más importantes de los PIAS

Aportación máxima anual en un PIAS

Los PIAS tienen dos límites importantes a tener en cuenta a la hora de realizar aportaciones:

  • se puede aportar un máximo de 8.000€ al año
  • El máximo que un ahorrador podrá haber aportado a lo largo de la vida del PIAS será  240.000€

¿Cuando se puede recuperar el dinero en un PIAS?

Muchas personas piensan en este instrumento de ahorro como un complemento a la pensión de jubilación, pero no es necesario esperar al final de la vida laboral para poder rescatar el capital aportado más las ganancias generadas. El dinero podrá recuperarse de forma parcial o total

Esta característica hace que sea un producto de ahorro “líquido” a diferencia de un Plan de Pensiones Individual (PPI) o un Plan de Previsión Asegurado (PPA) en los que el dinero aportado no se podrá rescatar salvo en los supuestos tasados en la ley, como son:

  • jubilación
  • Invalidez
  • Fallecimiento
  • Dependencia severa

Y de forma extraordinaria también se han incluido los siguientes supuestos:

  • Paro de larga duración
  • Deshaucio de vivienda habitual
  • Aportaciones con antigüedad superior a los 10 años ( a partir del 2025)

No obstante hay que tener en cuenta que las compañías aseguradoras suelen establecer un plazo mínimo de 1 año para poder realizar un rescate de las provisiones matemáticas .

Si el rescate es total se procederá a la extinción del contrato con la aseguradora y si es parcial, significa que el  Plan Individual de Ahorro Sistemático (PIAS) seguirá en vigor, ya que el ahorrador solo habrá obtenido una parte del capital acumulado.

En caso de fallecimiento del asegurado, será la persona o personas designadas como beneficiarios, quienes recibirán las provisiones matemáticas acumuladas, más una pequeña cantidad en concepto de seguro de vida riesgo.

Fiscalidad de los PIAS

Al igual que los planes de pensiones, los PIAS también cuentan con ventajas fiscales. Concretamente los PIAS están libres de tributar por los beneficios obtenidos siempre que en el momento del rescate hayan transcurrido cinco años desde que se contrató el seguro (se aportó la primera prima),  que el tomador, asegurado y beneficiario del PIAS sea la misma persona y que con el dinero se constituya una renta vitalicia.

La principal diferencia, si hablamos de fiscalidad, entre los PIAS y los Planes de pensiones, es que las primas no reducen la base imponible del IRPF, por lo que los PIAS no tienen ventajas fiscales durante el ahorro como pasa con los planes de pensiones, lo tienen en el momento del rescate si se constituye una renta vitalicia.

Hasta la reforma fiscal que entró en vigor el 1-1-2015, el tiempo que debía de pasar para que un ahorrador pudiera beneficiarse de esta ventaja fiscal era de 10 años en vez de 5 como sucede en la actualidad.

No obstante, si el cliente decide que no quiere cobrar el PIAS en forma de renta sino como un capital, deberá de tributar por los beneficios obtenidos como rendimientos del capital mobiliario en su declaración de la renta y por lo tanto no tendrá ninguna ventaja fiscal

Rescate del PIAS en forma de renta vitalicia

A continuación te detallo el % que tributará de la renta obtenida, en relación a la edad en el momento en que se rescate:

Como se puede deducir de esta tabla, el Gobierno ha querido incentivar a que se empiece a cobrar la renta vitalicia lo más tarde posible. En concreto, a partir de los 70 solo se pagará por el 8% de la renta que se haya obtenido ese año. En conclusión cuanto más edad se tenga, menor es el % de renta que debes de incluir en el IRPF

¿Qué tipos de PIAS existen?

En el mercado se pueden contratar dos modelos de PIAS. Por un lado estaría el que propone una rentabilidad fija garantizada durante la vida del producto. En este modelo la rentabilidad se va acumulando al principal y se descuentan los gastos y comisiones.

En los PIAS garantizados la compañía aseguradora suele invertir en renta fija, de ahí que en la actualidad, con los tipos de interés de la deuda pública en mínimos, la rentabilidad anual que ofrecen estos productos no sea muy alta. En torno a un 2 (TAE 0.5%)

El otro modelo de PIAS, es el que podemos llamar no garantizado y son aquellos en los que la rentabilidad del producto se asocia a la evolución de índices bursátiles o a otros activos. Por lo tanto la rentabilidad final de este tipo de PIAS podrá ser mayor o menos que el de los garantizados en función de como se comporten las referencias utilizadas.

 Convertir seguro de vida en PIAS

Actualmente la ley permite que aquellos seguros de vida que se hayan contratado antes del 1-1-007 puedan transformarse en un seguro de ahorro PIAS, siempre que cuando se cree la renta vitalicia, el tomador, el asegurado y el beneficiario, sea el contribuyente.

Aunque es importante seguir teniendo en cuenta los límites ya mencionados., es decir que lo aportado anualmente no sea superior a 8.000 €, que el total de aportaciones acumuladas no supere los 240.000€ y que como mínimo hayan transcurrido 5 años desde que se empezó a pagar la primera prima al seguro.

 PIAS frente a depósitos bancarios

En este punto me gustaría destacarte que el dinero depositado en un PIAS ofrece una mayor garantía de devolución que el de los depósitos bancarios en caso de quiebra de la entidad. Esto es debido a que quien garantiza la protección de estos productos, independientemente de su importe, es la Dirección General de Seguros, a través de unas exigencias de solvencia y provisiones técnicas muy altas, mientras que en el caso de los depósitos bancarios, estos solamente están cubiertos hasta un máximo de 100.000 por el Fondo de Garantía de depósitos.

 

En mi opinión, un PIAS es un producto más entre los que elegir a la hora de gestionar los ahorros destinados, principalmente, a completar los ingresos tras la jubilación.

Mi consejo es que antes de contratar el tuyo consultes con un corredor de seguros para que te asesore sobre las diferentes opciones que ofrecen las compañías. Es importante que te informes sobre la rentabilidad, comisiones y gastos ya que esta información es fundamental para que el seguros de ahorro PIAS pueda cumplir con tus expectativas

Y a ti, que tipo de instrumento de ahorro te gusta más? Conservador o arriesgado?

Related Post